Te doy la bienvenida visitante de...

jueves, 30 de octubre de 2008

Respuesta directa

Después de tres meses de separación, un hombre volvió a pedirle a su ex-amante que volviera con él.

Esta fue la respuesta:

-Volver a intentarlo no es más que pura necrofilia. Para mí, tú has muerto.


"La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores" Oscar Wilde

martes, 28 de octubre de 2008

Otra Vida

Una boa instaló su vivienda al lado de un pozo donde vivía una gran familia de ranas. Cuando alguna de ellas salía a la superficie, la boa la atrapaba con facilidad.

En el pozo, entretanto, las ranas juzgaban que si aquellas que salían no regresaban jamás, se debía sin duda a que afuera encontraban una vida mejor de la que ellas llevaban en esas mansas y oscuras aguas. Así que tomaron la decisión de establecer un riguroso y ordenado turno para salir.

jueves, 23 de octubre de 2008

La Llave

El marido y la mujer sienten que su matrimonio está en crisis y empiezan a comunicarse escribiendo diarios con la esperanza de que el otro los lea y se dé por enterado de las cosas que no se dicen. Aparecen en medio otros personajes y el diálogo soterrado se convierte en una especie de duelo tremendo, de consecuencias imprevisibles, con unos espectadores que tampoco declaran serlo aunque cada vez parezcan más involucrados en la historia.
¿Cuántos estamos en la misma situación?

lunes, 20 de octubre de 2008

Una noche de copas...

Este fin de semana salí con dos amigas en la llamada noche de ladys, es la famosa noche en que nos apetece salir solas a hablar cosas de mujeres. Léase: "ningún tipo nos invitó". Nos fuimos a un bar a escuchar música vallenata y me pusieron mi canción favorita N veces (Amarte más no pude de Diomedes Díaz).
Pero lo que quiero destacar hoy es como cambia todo cuando las LADYS ya se subieron al cuarto piso como es el caso de nosotras. Ninguna pretendía ligar, pues ya estamos por encima del bien y del mal y ahora no estamos para aguantar ciertas escenitas a estas alturas del partido, así que nos relajamos, cantamos, evocamos tiempos idos y sueños no cumplidos al ritmo de la música, todo muy normal y predecible hasta que nos sorprendió un caballero salido no sé de dónde (el bar estaba a media luz) invitándonos la siguiente botella de lo que tomábamos. En nuestra reacción viene la GRAN DIFERENCIA, en vez de aceptar y seguir departiendo con él y sus amigos que no estaban nada mal, ¡preferimos irnos! Así como leen, creo que ni las gracias dimos por el cortés gesto, pusimos pies en polvorosa y salimos como alma que lleva el diablo.

Que lejos quedaron aquellos días donde la rumba hubiera seguido hasta el amanecer con los recién conocidos, hoy por hoy nos conformamos con haber "quebrado" (llamar la atención) al punto que nos iban a pagar la cuenta, pero les salió el tiro por la culata porque aún... NO ESTAMOS TAN DESESPERADAS

lunes, 13 de octubre de 2008

¿Qué será de ti?


Qué será de ti
Necesito saber hoy de tu vida
Alguien que me cuente sobre tus días
Anocheció
Y necesito saber

Qué será de ti
Cambiaste sin saber toda mi vida
Motivo de una paz
Que ya se olvida
No sé si piensas tú en mí
Como yo en ti

Ven que esta sed de amarte me hace bien
Yo quiero amanecer contigo amor
Te necesito para estar feliz
Ven que el tiempo corre y nos separa
La vida nos está dejando atrás
Yo necesito saber
Qué será de ti

Ven que el tiempo corre y nos separa
La vida nos está dejando atrás
Yo necesito saber
Qué será de ti...

lunes, 6 de octubre de 2008

Historias de Biblioburro

Luis Humberto Soriano es maestro de enseñanza primaria, tiene dos burros y 3.500 libros. Con ellos ha armado una biblioteca móvil que recorre algunos de los pueblos hirvientes y perdidos del departamento del Magdalena en Colombia. Todos los sábados carga sus animales con enciclopedias, textos escolares, atlas de geografía, cuentos para niños, literatura universal, y sale no sin antes guindar de Alfa el aviso que define este delirio: BIBLIOBURRO. Luego se cala su sombrero vueltiao y arranca la procesión del conocimiento; presta libros, enseña a leer y descubre el mundo a niños y adultos por igual.

Nuestro singular personaje vive en la vereda La Gloria, entre los municipios de Nueva Granada y Ariguaní, y desde que tomó la decisión de llevar la cultura por la zona, la recorre montado en el lomo de Beto llevando siempre detrás a Alfa. Podríamos decir que Soriano es un hombre feliz con el destino que eligió, se ha ganado el cariño y respeto de sus paisanos y su ocupación le ha prodigado la satisfacción de ver crecer culturalmente a muchos de sus conciudadanos y le divierte ir de vereda en vereda contemplando el paisaje campesino. El día de los hechos se levantó muy temprano como siempre, bebió café negro muy caliente y lo saboreó lentamente, sin prisas; encendió la radio para escuchar las noticias y desde la puerta del patio echó un vistazo a Alfa y Beto que comían un poco de hierba fresca cortada el día anterior. Recostado en un taburete divagó un poco acerca de una noticia que había escuchado sobre la lejana guerra africana que desangraba a la nación víctima del conflicto. Después cumplió el ritual mañanero de la limpieza y ese día puso especial cuidado en la afeitada: quería verse con el rostro limpio y fresco para impactar a una señora que conoció en sus visitas veredales. Se rió de un gallo que correteaba a una gallina rojiza para treparla, pensó que él merecía la misma suerte y eso estimuló su optimismo respecto a las posibilidades con la mujer a la que sólo había lanzado deseosas miradas en sus rutinarios peregrinajes, promoviendo la lectura por la región. El tiempo ese día anunciaba que habría sol intenso. Desayunó huevos fritos, pan con mantequilla y café con leche; luego se vistió con vaqueros azules, camisa amarilla, sandalias y su infaltable sombrero vueltiao para protegerse de los rayos solares.

Durante una escala en el pueblo de la mujer anhelada, a la que esta vez no sólo miró sino trató por unos minutos con las palabras más eficaces que pudo elegir; sintió que la había impresionado y que el siguiente paso era profundizar con ella el acercamiento hasta coronar con éxito la conquista. Tuvo incluso la inspiración repentina de recitarle un poema de amor de Neruda. Por aquel prometedor encuentro, Soriano pasó un día quizás mejor que los demás y en la libreta de control iba apuntando, como todos los sábados, los libros que dejaba en cada pueblo. A las cinco de la tarde procedió a regresar a La Gloria; nada presagiaba lo que pasaría media hora después.

Era un retorno normal, Soriano sentía que había cumplido otro día con el deber que se ha impuesto desde que tomara la decisión de crear aquella biblioteca ambulante. Había partido de La Belleza, la última vereda de su recorrido, cuando estuvo cerca de un arroyo conocido como El Brasil notó la presencia de una manada de cinco burros que inicialmente no le produjeron ninguna alarma, parecían unos animales comunes y silvestres como tantos que había visto en distintos lugares. No tardó, sin embargo, en darse cuenta de que se trataba de unos asnos de otro tipo, de una disposición que jamás había visto en otros machos de esa especie animal. Muy briosos, como impulsados por un instinto desaforado, se abalanzaron sobre Alfa, y uno a uno la hicieron objeto de sus insaciables apetitos. Ante los ojos incrédulos de Soriano, los cinco burros frenéticos poseyeron a Alfa sin que ésta intentara la menor resistencia, como si hubiese decidido hacerse cómplice de aquella metódica violación asnal. Pero tal vez lo más terrible vendría después. Luego de despacharse a Alfa, los cinco compinches rodearon a Beto con actitud homicida, se le fueron encima con la inocultable intención de hacer lo mismo que con Alfa en medio de su docilidad; por supuesto Beto, macho genuino, sin grietas en su virilidad, de intachable masculinidad, y con Soriano en el lomo, se opuso en legítima defensa, y en la mitad de aquella burro trifulca, el profesor cayó al suelo, aterrado y tembloroso, sufrió excoriaciones y una fractura en la pierna izquierda cuando la estampida de burros libidinosos pasó sobre él.

La historia no parece creíble, pero ocurrió; en la región bautizaron a la banda de burros como “Los Traquetos” y les pusieron los nombres de “Terminator”, “El Pibe”, “Chelo”, “Tarzán” y “Tony”.
El cronista regional que contó el suceso en el periódico El Heraldo de Barranquilla dice que las malas lenguas de la zona donde pasaron los asnales acontecimientos no están muy convencidos de que Beto salió intacto de esa confrontación; no atinan a explicarse como pudo hacer para salvarse de un cuerpo a cuerpo tan desigual y de unos atacantes tan efectivos al momento de consumar sus salvajes pretensiones.

Una reflexión constante de Soriano en los días posteriores al hecho fue comparar sus métodos de conquista, refinados con las lecturas, con las salvajes formas que la naturaleza le permitió a la gavilla que violó a su burra querida y lo intentó con su apreciado Beto. Como el hecho fue noticia por la popularidad del maestro Soriano, la pregunta quisquillosa que ahora rueda de boca en boca es si los forajidos responsables del acceso carnal a Alfa también han abusado de otras burras de la región, en ese caso, eso querría decir que su prontuario tiene más depravaciones a cuestas. Por el momento se ha impartido la instrucción general de cuidar mulas, yeguas, puercas, chivas y todo lo que pueda desatar las indomables ansias de la banda en cuestión. Sobra decir que nadie puede ver cinco burros juntos porque se desata el pánico.

viernes, 3 de octubre de 2008

Palabras, palabras, palabras...

A veces son atronadoras, otras ni siquiera llegan, hay quienes usan la palabra en forma magistral, otros ni siquiera tienen idea que es una forma de comunicarnos...
Las palabras escritas tienen el gran fallo que no podemos distinguir el tono en que se dicen, una misma palabra según el tono puede significar un insulto o un piropo, si para completar es entre dos de diferentes países, el problema es más grave.

Después de algún tiempo de relacionarnos con alguien, en ocasiones desde el primer momento de haberle conocido, aprendemos a saber leerle entre líneas, a captar lo que nos quieren decir aún sin referirse al tema directamente, a interpretar silencios, a saber diferenciar cuando es en serio y cuando es en broma, lamentablemente hay algunos que nunca aprenden ni aprenderán, porque lo que natura no da, salamanca no lo presta.

Me da pena que este medio sea de sólo palabras escritas, las que son frías, en las que no podemos distinguir el tonito con las que las decimos o nos las dicen, un medio donde un "te quiero mucho" o un "te adoro" no significa nada, en el que no tenemos derecho a réplica ni a pedir o dar explicación alguna; por suerte para mí lo tengo claro, gracias a este medio he conocido gente maravillosa que me han aportado mucho y a los que así no parezca a veces...

¡¡¡LOS QUIERO DE VERDAD!!!

miércoles, 1 de octubre de 2008

Eres de los míos

Hablamos y hablamos como un par de cotorras, nos contamos vida, obra y milagros, sin pausa pero sin prisa; poco importó que hubiera que sacar al perro a dar su paseo nocturno o que fuera tan tarde; tuvimos tiempo para todo, hasta para dármelas de técnica informática y tratar de ayudarle a resolver un problema que tenía con su ordenador.

Su voz me encantó, pero más su trato familiar, aunque nos "distinguimos" (como dicen los campesinos) desde hace tiempo, anoche fue como si nos conociéramos de toda la vida, nos hicimos mutuas confidencias que a nadie hemos dicho jamás, reímos, nos asombramos con nuestros mutuos descubrimientos, pero sólo hasta que me dijo: -Tú eres de las mías- fue que entendí que él también es de los míos...

Amigos como Tú no se sueltan jamás