Te doy la bienvenida visitante de...

lunes, 20 de octubre de 2008

Una noche de copas...

Este fin de semana salí con dos amigas en la llamada noche de ladys, es la famosa noche en que nos apetece salir solas a hablar cosas de mujeres. Léase: "ningún tipo nos invitó". Nos fuimos a un bar a escuchar música vallenata y me pusieron mi canción favorita N veces (Amarte más no pude de Diomedes Díaz).
Pero lo que quiero destacar hoy es como cambia todo cuando las LADYS ya se subieron al cuarto piso como es el caso de nosotras. Ninguna pretendía ligar, pues ya estamos por encima del bien y del mal y ahora no estamos para aguantar ciertas escenitas a estas alturas del partido, así que nos relajamos, cantamos, evocamos tiempos idos y sueños no cumplidos al ritmo de la música, todo muy normal y predecible hasta que nos sorprendió un caballero salido no sé de dónde (el bar estaba a media luz) invitándonos la siguiente botella de lo que tomábamos. En nuestra reacción viene la GRAN DIFERENCIA, en vez de aceptar y seguir departiendo con él y sus amigos que no estaban nada mal, ¡preferimos irnos! Así como leen, creo que ni las gracias dimos por el cortés gesto, pusimos pies en polvorosa y salimos como alma que lleva el diablo.

Que lejos quedaron aquellos días donde la rumba hubiera seguido hasta el amanecer con los recién conocidos, hoy por hoy nos conformamos con haber "quebrado" (llamar la atención) al punto que nos iban a pagar la cuenta, pero les salió el tiro por la culata porque aún... NO ESTAMOS TAN DESESPERADAS

16 comentarios:

caselo dijo...

No creo que sea cuestión de "cuarto piso" ni nada por el estilo. Muchas veces amiga la noche nos aguarda y nosotros nos entregamos a ella sin ninguna expectativa. Ya te imagino "partida" de la risa con tus amigas, cantando ese tema de Diomedes (por cierto muy tarareado por este pechito por esos años debido a una tusa monumental)y absolutamente libre de prejuicios, incertidumbres,tal y como tú eres. Aunque es cierto que la experiencias, las interminables noches de bohemia, el desenfreno etc a lo mejor nos hacen pensarlo dos veces antes de que nos seduzca esa última botella que siempre sale quién sabe de donde y de quién (así estemos en una piñata jajajajajaja en el cumpleaños de algún sobrino) estoy seguro que es preferible irse para refugiarse en el aroma dulce de una noche de copas tranquila, fraterna, divertida.

Un abrazo para ti borrasquita, mi paisita hermosa

Carlos Eduardo

Yedra y Yago dijo...

Vengo a visitarte, a agradecerte tus comentarios siempre tan cariñosos y me alegra ver que sigues disfrutando de la vida tan natural, asi tal cual. Ummm da gusto, un besazo Borrasca!
Yedra

CalidaSirena dijo...

Jajajaja, así se hace con un par de narices..
Besitos muy dulces mi preciosa Borrasca..
Te adoro mi niña

Céfiro dijo...

Pues si, me parece una forma arcaica y algo cutre de ligar... Los tiempos modernos exigen que inviteis vosotras XD

Salud.

Diógenes dijo...

En su día aprendí a fuerza de repetirla, la letra de ese vallenato del Cacique de la Junta.
Aunque ahora no la recuerdo palabra por palabra sí he pasado lo suficiente para entenderla, creo que lo suficientemente bien.
Recuerdo por ejemplo que la letra dice:

" ... Y si en algo te sirve de consuelo,le pediré a mi Dios, que te bendiga ..."

Espero que signifique que aunque se perdió algo muy importante quedará al menos la buena voluntad y ... ¿por qué no? ... amistad.

Catalina Zentner dijo...

¡Bravo! buena demostración de la capacidad de elegir cómo, cuándo y dónde...

Abrazos,

Jesús dijo...

¿Y cuándo se está desesperado y no hay nadie que te invite? jejeje

Vivir el momento:
el del compartir con los amigos,
el de "quebrar" o ser centro de atención,
el de la soledad también (cuando llegue, que siempre llega).
Un beso

Soportándome dijo...

Gracias por visitar mi blog. Yo no entiendo bien ese salir por el foro. A lo mejor no hace falta estar desesperada para tomarse una copa con alguien por la noche, supongo, sobretodo si me invitan.

Asómate dijo...

Seguro que fué eso??
LLamar la atención?

O surgió algun profundo miedo que paralizando el alma os hizo escapar?

Un beso

monah{Rk} dijo...

Yo, si me permites que te lo diga, no estoy del todo de acuerdo con este post... me inclino más hacia el comentario de "asómate"...
¿por qué hay que estar desesperada para aceptar una copa de alguien a quien acabas de conocer? a lo mejor podríais haberoslo pasado genial, haber hecho nuevos amigos, y eso no significaría que estéis necesitadas... es más, yo creo que da peor imagen que os hayáis ido así...
Pero, bueno... tampoco te quiero criticar, ni mucho menos!! es sólo que el creerse de vuelta de todo hace a veces que no se disfrute de cosas sencillas... nadie os pedía una noche de sexo desenfrenado por tomaros una copa, no? :P

Un besazo

Baco dijo...

pues felicitaciones... no porque no etán desesperadas, sino porque llega un momento en la vida, cuando nos damos cuenta que ya somos adultos y hay momentos para todo... inclusive para mirar a los amigos y reirnos... porque nos dimos cuenta que crecimos... un beso!

Diógenes dijo...

Todos sabemos como somos muchos hombres. Habrá algunos que serán buenos pero otros, por el hecho de que nos acepten una copa, nos creemos que nos aceptan todo lo que nosotros queramos añadir.

No se que demonio habitaba el cuarto piso pero seguro que era demonio, por mucho que pareciera prometer el más profundo placer.

Si alguien quiere irse al infierno, que sea por propia decisión, no por elección de otro (si no estaba mal el caballero ni sus compañeros tampoco... seguro que eran demonios... los hombres de verdad somos peludos, barrigudos o tenemos cualquier otro evidente defecto).

Por cierto y hablando de diablos y ... de diablesas, el Cacique de la Junta también dijo:

" ... Infinito el deseo que hay en mí, me convierte en tu adorador ..."

También las Ladys pueden convertirse en poseedoras ¿verdad?

Diógenes Laercio

boticcario dijo...

Curiosa coincidencia. Esta semana me comentaba lo mismo una compañera de oficina que me atrae enormemente.

Casi, casi uso las mismas palabras que tu.

Besos

Malo Malísimo dijo...

¿Desesperadas? Casi que no conozco mujeres desesperadas. Frustradas, amargadas…aburridas, aburridas de incomprensión, de insatisfacción de impotencia.
No es que Yo os conozca, ¡ya me gustaría!, sois como los telemandos de las Tv, indescifrables.
Sois extrañas, demasiado emocionales, cambiantes como la luz del día ¿vuestras hormonas?
Pero con los años voy aprendiendo a aceptaros tal cual, continúo sintiéndome culpable, no sé porqué, de vuestros estados de ánimo.
La verdad es que resultáis odiosas en muchas ocasiones, hirientes, punzantes, raro es que no tengáis la frase inoportuna siempre dispuesta, pero ahí está la gracia, en saber sortear esa trama invisible que tejéis en torno vuestro.
Me gusta observaros a media distancia, sin que nadie repare en mí. Ver como gesticuláis, como habláis, en ocasiones todas a la vez, y me gusta esa complicidad innata, cómo sabéis lo que otra quiere decir, sin decir nada. Nos lleváis bastante ventaja en eso.
La verdad es que nos lleváis ventaja en muchas otras cosas. Nosotros, casi todos, somos más primarios, más primates, más directos. Lo emocional lo tenemos aparcado ahí, escondido en el lugar de las vergüenzas, bueno, no todos, algunos resultamos demasiado llorones, demasiado sensibleros, será que nuestra parte femenina es un poquito más dominante que en otros, no sé. Pero entiendo el porqué del no juego. Entiendo ese querer vivir ese momento de intimidad, un hombre lo habría roto. Como una mujer lo rompería si fuese al contrario.
Y me gustan las mujeres así, determinadas y determinantes, de una pieza.
¡Ojo, con cuidado y mesura, que nos asustamos!
¡Que pena que seamos de planetas y mundos distintos! Pero bueno, convivimos en este y con tiempo, poco a poco, tímidamente nos vayamos acercando y aprendamos a conocernos.
Se Buena y peca Mucho

Borrasca dijo...

Gracias a tod@s por sus palabras y opiniones.

Al leerles confirmo lo que ya he comentado otras veces, las palabras escritas tienen el gran fallo que no podemos distinguir el tono con el que se dicen, y en el "tonito" estriba la diferencia cuando digo que NO ESTAMOS TAN DESESPERADAS, no me refería a que mis amigas y yo estuviéramos necesitadas de macho, o de que nos invitaran una copa, o de conseguir nuevos amigos, al contrario, como ya estamos por encima del bien y del mal, nos pudimos dar el lujo de rechazar la invitación; queríamos estar solas y hablando de nuestras cosas, precisamente para eso sacamos ese tiempo...

Otra cosa que tal vez no entiendan los más jóvenes es precisamente a lo que apunta Baco, eso me hizo recordar una anécdota de una amiga (mayor que yo) la cual asistió a una fiesta con su esposo, no conocía a nadie y lo esperado es que su marido hubiera estado con ella todo el tiempo, pues no, el muy orondo la dejó botada y se dedicó a bailar con una rubia despampanante, pero ella (bobita no) también se levantó un sardino=chaval que según nos contó, la dejó con agujetas por varias días de todo lo que bailaron; cuando le preguntamos por la edad del bailarín nos contesta muy seria, era un pelao de 38 años jajajajajajajaja (pelado pero de lo viejo, diría una de 20)

Un fuerte abrazo y gracias nuevamente por dejarme sus comentarios

Novicia Dalila dijo...

Pocos placeres comparables a una noche loca y con buenas amigas... de las que te conocen y conocen tus secretos hasta puntos que otros ni sospechan... Reirte con ellas, despellejar a quien toque, burlarte de tus complejos y superarlos aunque sea momentáneamente.....
Estas reuniones son algo imprescindible en mi vida.